El oro podría provenir del espacio


El oro es uno de los metales mas valiosos que existen, desde la antigüedad se ha considerado como un material para transacciones. ¿Pero por que es tan valioso? El oro posee muchas características que lo hacen especial no reacciona fácilmente con otras sustancias, no se oxida, es un excelente conductor eléctrico, es muy maleable y su gran belleza.

Otro factor y quizás el mas importante es que se trata de un material muy escaso en comparación a otros metales presentes en la corteza de la tierra.

El oro y la formación del planeta

Cuando el planeta tierra se estaba formando el hierro fundido se agrupo en el centro del planeta formando el núcleo, junto con el arrastró a metales preciosos como el oro y el platino. Por esta razón en la corteza terrestre no deberían haber estos materiales.

En la Universidad de Bristol tienen una teoría que fue publicada en la revista nature. El oro que esta en la corteza terrestre y el que extraemos hace miles de años proviene del espacio. Durante la formación de la tierra se registró un periodo de miles de colisiones de meteoritos.

Para probar esta teoría el Dr. Matthias Willbold y el profesor Tim Elliott, ambos del Grupo Bristol de Isótopos en la Escuela de Ciencias de la Tierra, realizaron un experimento el que consistía en analizar rocas provenientes de de Groenlandia. Estas rocas tienen casi cuatro millones de años de antigüedad el periodo justo después de la formación del núcleo pero antes del bombardeo de meteoritos.

En estas piedras analizaron la composición de tungsteno, que al igual que el oro deberían estar en el núcleo de la tierra. Los resultados mostraron una disminución de 15 partes por millón en la abundancia relativa del isótopo 182W (isotopo del tungsteno) entre las rocas de Groenlandia y rocas actuales.

Este cambio tan pequeño es muy significativo, ya concuerda con lo requerido para explicar el exceso de oro accesible en la Tierra

Fuente | Universidad de Bristol

Un comentario sobre “El oro podría provenir del espacio

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *